“Inserta su Nombre aquí.”


Tu mirada de sadismo disfrazada de inocencia, tus acciones son casi como brujería, tus pensamientos están llenos de desprecio que envuelve a cualquiera que trate de explorar tan solo un poco del laberinto lleno de trampas que hay en tu cabeza.  Apuñalando por la espalda, usando la desconfianza y masacrando nuestro amor propio. Tus terribles emociones agobian mis sentidos cuando las proyectas con acciones. Hundiéndome en un mar de mediocridad.

Tu existencia es la causa de mis mas grandes repudios, tu sonrisa invoca a las más horribles entidades que solo buscan sufrimiento. Y es que con la indiferencia atentas contra más de uno. Con tu ego injustificado pisoteas a inocentes que solo quieren crecer. Maldigo el día en que vi tu bello rostro, porque ese mismo día te robaste un pedazo de lo que me hacia humano. Por eso ahora te escribo estas palabras, para que comprendas que la poca importancia que le das a las cosas terminara repercutiendo en el destino que te espera. Pronto la suerte te hará justicia y sentirás los mismos dolores que todos a tu alrededor han sentido.

La soledad se convertirá en tu cárcel, tu poca sensibilidad hacia otros seres te condena a la obscuridad y las ganas incontrolables de hacer daño serán las cadenas que rodearan tu cuello. Escucha mis advertencias, no puedes jugar a ser Dios, porque Dios jamás jugara a ser tú.

Las lágrimas de sangre sobre tu mejilla, serán lo que sellaran tus tristes alaridos que están a cargo de la justicia divina. Te sientes monarca de las alucinaciones de muchos, te sientes capaz de dominar el amor en los corazones de los desafortunados que solo buscan escapar de su realidad, crees que tienes lo necesario para asesinar con la mirada, crees que tienes los objetos necesarios para cavar hasta lo más profundo de las almas que han perdido el rumbo. Pero sobre todo eso, crees saber manejar a las personas como títeres, haciéndolos actuar en escenarios creados por sus más obscuras pasiones combinadas con sus más excitantes fantasías.

Pero debo decirte que tus armas, tus objetos, tus ventajas y todo lo que tu ser usa para jugar sucio, todo eso ya no sirve de nada. Todo ha sido derrumbado y nunca más volverás a ser la causa de las lágrimas de otros. Tus juegos se redujeron a cenizas. Los parpados ya se abrieron y dejaron entrar la realidad por el sendero de la pupila dilatada.

Dejaste de ser una deidad para convertirte en una simple fanática. Dejaste de ser egocéntrica, ahora eres sumisa. Dejaste de creer en tu poder, ahora pides misericordia a los demonios que alguna vez estuvieron a tu merced. Estás perdiendo el oxigeno, ahogándote en el fango espeso de la vergüenza…

De Monarca a plebeya. De titiritera a marioneta. De redentor a un simple muerto viviente. De asesina a víctima. Ya no hay mascara que valga, ya no hay maquillaje que esconda tu espantoso interior. Ya no hay belleza que oculte tu corazón de piedra, tu cuerpo de arpía ni tus pensamientos destructivos. Ya no más, estoy consciente del verdadero monstruo que eres. No necesito una disculpa tuya, ya todo está perdonado. No necesito una humillación, ya has sido humillada. Reinicia tu camino, yo ya retomé el mío.

Anuncios

Un comentario en ““Inserta su Nombre aquí.””

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s